Tropezón no es caída

Villa San Carlos venció a Sportivo Barracas este sábado en el Estadio Municipal por 2-0. A los 30 minutos del primer tiempo, el Sportivo quedó con diez hombres por la expulsión de Romero cuando el partido estaba igualado en cero. Buen marco de público en la soleada tarde de Bolívar.

El Estadio Municipal lucía un muy buen marco de público, en respuesta al esfuerzo realizado por la dirigencia de Barracas para encarar este nuevo torneo de la Primera C. Pero se encontró con un resultado inesperado, en un partido que tuvo como hecho determinante la expulsión del N° 9 Romero en el primer tiempo.

En los primeros minutos, Barracas salió a pasar por arriba a Villa San Carlos, y de hecho, iban tan solo dos minutos y ya había pateado tres corners con peligro para el arco defendido por Cupertino.

Pero enseguida el equipo visitante comenzó a ordenarse, a tomar muy bien las marcas en el mediocampo, y a no dejar espacios para jugar. El partido se hizo trabado, con juego predominante en el medio donde se disputaba cada pelota.

A los 7´, Romero aguantó muy bien la pelota en tres cuartos de cancha, llegó hasta el fondo, y sacó un muy buen centro que tenía como destino a Figueroa y Sanchez que llegaban a la carrera. Pero la pelota rebotó en un defensor y se fue al corner. Esta era un poco la fórmula a utilizar de acuerdo a como se planteaba el partido, disputar todas las pelotas en el medio, y tratar de salir rápido para alimentar a los delanteros del Sportivo.

La villa” también tuvo algunas llegadas, dos con algún grado de peligro a través de un disparo desde afuera del área luego de un rebote, y un tiro libre que pasó cerca del travesaño.

A los 20´, Cupertino salió afuera del área al sacar una pelota controlada, y Cevallos le cobró la mano. Tiro libre muy peligroso para Barracas en la línea del área grande, que ejecutó Almada Flores pero pegó en la barrera.

A los 28´, el N° 5 de Villa San Carlos (una de sus figuras) se ganó la tarjeta amarilla por una falta fuerte en el mediocampo.

El partido seguía muy trabado, con ambos equipos muy ordenados y sin ceder espacios. Pero en el minuto 32, viene la jugada clave del partido. El arquero Fornes saca largo buscando a Romero, y este al saltar le aplica un codazo al defensor que lo marcaba de atrás. El árbitro Cevallos, que estaba muy cerca de la jugada, no dudó y le sacó tarjeta roja directa al 9 de Barracas. Difícil de justificar la actitud de Romero, solo le buscamos explicación por el lado de que estaba siendo objeto de una marca muy pegajosa (aunque leal), y que producto de ello le haya surgido sin pensar el codazo. Lo cierto es que a partir de ahí, el partido cambió. Quedaba más de una hora de partido, y Barracas en inferioridad numérica.

Ducasse no introdujo cambios, y con buen criterio siguió cuidando el orden en el medio, buscando que no le anoten, y esperando ver cómo seguía el desarrollo del partido.

El primer tiempo se fue con el resultado en cero.

En el segundo tiempo, a los 6 minutos se produce un desacierto importante del árbitro Cevallos. Una falta violenta del N° 5 de San Carlos Ignacio Oroná que el árbitro sanciona, pero no le saca tarjeta amarilla como correspondía. De haber aplicado el reglamento, Oroná se hubiese ido expulsado por doble amonestación, y el partido hubiese sido otro.

A los 9´, Ducasse se vió obligado a introducir un cambio y que el N° 2 Juan Maidana salió con una lesión muscular. En su reemplazo ingresó Lami.

A los 22´, Ducasse introduce un cambio táctico, buscando tener más llegada a pesar de la inferioridad numérica. Ingresó Johathan Di Toro en reemplzao de Martín Vives. Di Toro pasó a ocupar la posición de volante por derecha, y Renzo Perez bajó a jugar de marcador de punta derecho. De esta manera, con la subida por la punta de Renzo y el trabajo de Di Torio como carrilero, se buscaba otra forma de alimentar a Figueroa (delantero en soledad) y a Almada Flores o Sanchez que llegaban por la punta izquierda.

Pero a los 23´, viene la apertura del marcador por parte de Villa San Carlos. Por un error defensivo de Barracas, queda solo el N° 8 Avalos Piedrabuena, y sacó un fuerte disparo al palo izquierdo de Fornes que nada pudo hacer.

A partir de ahí, Barracas salió a buscar decididamente el empate. Ducasse hizo ingresar a Gonzalez Rivero (delantero) y salió Gonzalo Benitez (marcador de punta izquierdo). El equipo se paró en el campo visitante, pero sin mucha claridad. Es que para la visita el tema era mucho más simple. Estaba 1-0 y con un hombre más. Entonces todo pasaba por cuidar el resultado y no dejar espacios.

Finalmente, a los 39´, luego de un corner desde la derecha para Villa San Carlos, el N° 5 Oroná (que debió haber sido expulsado a los 6´ del segundo tiempo), cabeceó entrando por el segundo palo, y puso el 2-0 definitivo.

En síntesis, Villa San Carlos se llevó un excelente resultado de Bolívar, como premio al orden y su entrega, y Barracas pagó caro una expulsión que lo condicionó durante una hora de partido.

Pero el torneo recién empieza, y este resultado no cambia en absoluto las expectativas que ha generado Sportivo Barracas Bolívar de cara a la edición 2008/09 del torneo de Primera C. Ahora hay que pensar en el próximo partido, cuando visite a Sacachispas el próximo sábado.

Allí Néstor Ducasse no podrá contar Leonardo Romero (expulsado); Lucas Salván, Maximiliano Fernandez y probablemente Juan Maidana (lesionados), y tampoco “Pinino” Carrizo recuperándose de una intervención quirúrgica, aunque ya con el alta médica para entrenar y ponerse a punto.

Síntesis:

Sportivo Barracas B.: Félix Fornes;  Martín Vives,  Juan Maidana,  Enzo Klemenco y Gonzalo Benitez; Renzo Perez, Diego Frías, Guillermo Almada Flores,  Daniel Sanchez;  Leonardo Romero,  Norberto Figueroa. DT: Néstor Ducasse

Villa San Carlos: Juan Cupertino; Ochandorena, Esperasov, Ravenca y Córdoba; Orona,   Avalos Piedrabuena, Miranda y Salinas, Ocampo y Rapesa. DT Interino: Marcelo Malli

Arbitro: Diego Cevallos

Goles: 23´ Avalos Piedrabuena y 39´ Oroná.

Fuente: BolivarHoy

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1. Guarda el enlace permanente.