Crónica de un final anunciado

Se terminó un ciclo, ayer por la tarde se hizo oficial. El grupo inversor que gerenció a Sportivo Barracas se desvinculó totalmente del proyecto Barracas Bolívar. Enrique Sacco y Enrique Prada dijeron “no va más” y así se cerró una historia que comenzó a mediados de 2003. Lo concreto es que ayer por la tarde, en Buenos Aires, se firmaron todos los papeles que rescindieron el contrato y que le restituyó el comando del fútbol de Primera al club capitalino. Rodolfo Paverini, presidente de la institución “arrabalera”, encabezará esta nueva etapa y hoy llegará a nuestra ciudad para charlar con todos los jugadores e integrantes del club y así llegar a un entendimiento, teniendo en cuenta el reordenamiento que generó el cambió de dirección. Ahora se abre un nuevo abanico de posibilidades y estrategias a seguir de cara a lo que será la competencia que dará inicio en agosto. Es seguro que se deberán tomar rápidas decisiones para que el equipo comience cuanto antes con los entrenamientos.

Guillermo Panaro es uno de los principales referentes de Barracas, en Bolívar. La noticia, a pesar de que había rumores en el ambiente, fue un gran golpe para él. “Me causa dolor, porque no se pudo cumplir con las cosas que estaban en nuestros sueños. Este es el final de un proceso. Lo nuevo es una ilusión, espero que se le pueda permitir a todas las personas que no participaron en su momento, ser parte de lo que se dará a partir de ahora”. Con respecto a su continuidad el DT dijo: “mañana charlaré con Paverini; creo que lo más correcto es terminar esta etapa, luego me sentaré a escuchar qué es lo que me proponen. Ojalá que todo siga y sea mejor”.
Las voces del disconformismo llegan desde los jugadores del plantel, que tras conocer la noticia de que el periodista no seguía comenzaron a plantearse qué será de su futuro. Lucas Salvan, defensor del “Rojo”, no está muy contento: “pensábamos pelear el campeonato, sinceramente me siento con mucha bronca, esta gente nos dejó tirados. En este campeonato que comienza la ‘remaremos’, ya que tenemos mucha predisposición… nadie se quiere ir al descenso”. Con respecto a la desvinculación del GEI, disparó: “lo que hizo Sacco nos da una bronca terrible, la gente que está acá en Bolívar no tiene la culpa de esto. En ningún momento nos dieron noticias y ahora se van”. Con respecto a lo que es su caso personal dijo: “ellos me trajeron y me dejaron tirado. Esperemos que Paverini venga con una solución para sacar a Sportivo Barracas adelante. Queremos comenzar el campeonato dignamente. No me explico porqué esperaron tanto tiempo para decirnos esto, es contraproducente para los chicos que podrían haber buscado otro club y ahora están en esta situación que es muy complicada”.
Sebastián Alzueta es otra voz autorizada para hablar de este momento y destacó sobre todo el aporte del proyecto a la comunidad de Bolívar: “me da un poco de dolor y pena que no se pudiera plasmar una idea que era distinta; un proyecto que nunca alcanzó a comprenderse, que siempre se vio atacado por envidas y rencores. Soy conciente que se cometieron errores, a pesar de eso estoy seguro que dejó más cosas positivas que negativas y sobre todo revivió al fútbol de Bolívar. No puedo hablar de lo que viene, porque no conozco el proyecto, pero no será el mismo Barracas Bolívar. Ojalá tenga continuidad para que la ciudad no pierda una plaza”. Los protagonistas de ayer y hoy ya comienzan a hacer balances de este momento que marca el fin de un sueño, de-safortunadamente lo que se planteaba como algo a largo plazo quedó a mitad de camino. A pesar de la salida del grupo inversor el equipo de Primera seguiría en nuestra ciudad, sólo resta esperar la propuesta que Paverini traerá desde Buenos Aires.

Pablo Pequi

Fuente: La Mañana de Bolívar

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1. Guarda el enlace permanente.