Sportivo Barracas 1 – 0 J J Urquiza

El juvenil plantel de Barracas se autorregaló otra victoria como local. Ayer, en su último partido del año en el Estadio, le ganó a J. J. Urquiza por uno a cero con un muy buen gol de Jorge Carrizo a los 15 minutos del segundo tiempo. Tal como lo marca el resultado, Barracas lo ganó por poco, pero lo ganó bien. En la primera parte el equipo de Loma Hermosa tuvo mayor tiempo la pelota, sin embargo las dos situaciones más claras fueron del local, ambas a cargo de Rodrigo Alsogaray. Primero fue Antúnez y luego Toledo y Gerry los que intantaron manejar los hilos en la visita, y cuando la pelota pasó por ellos Barracas necesitó de un ordenado trabajo defensivo para no verse abajo en el marcador. No hubo fricción en el mediocampo y por eso el juego fue de ida y vuelta, y cuando le tocó avanzar a Barracas pudo crear dos situaciones de neto peligro, que no fueron gol por muy poco.

En la segunda parte se requirió de una genialidad de «Pinino» para que se quebrara el cero en el tanteador. El 11 encaró en diagonal desde la mitad de la cancha y cuando ingresó al área rival se conectó bien con Alsogaray, que le dejó la pelota servida para que definiera con la zurda y la pusiera lejos de la estirada de Arzamendia.

Desde entonces Barracas trabajó mejor el partido e incluso pudo aumentar la diferencia contra un rival que fue desluciéndose. Ambos técnicos introdujeron variantes que no modificaron demasiado el trámite; J. J. se desdibujó con el paso de los minutos y los pibes del «Rojo» sacaron a flote otro buen resultado ante otro rival para nada sencillo.

Carrizo se destacó en el segundo tiempo y Renzo Pérez fue otra vez el «comodín» que se mueve por toda la cancha y lo hace con inteligencia, apoyado en un trabajo coordinado de todo el conjunto.

Decimos que los chicos se «autorregalaron» el triunfo porque casi nadie fue a la cancha. Por un cambio de último momento se adelantó el partido, que se jugó desde las 17, en pleno horario laboral. Claro está que tampoco de noche es mucha la gente que acompaña a este plantel. Y no se entiende porqué. El equipo deja todo; pese a los dese-quilibrios institucionales del club, pese a no saber dónde jugará el próximo año, pese a los inconvenientes que se generan por no tener la sede en Bolívar, los pibes la están remando y vaya si lo hacen bien. Juegue quien juegue, rinde en el puesto que se lo ponga. Y sacan resultados. Todavía la están peleando desde el fondo de los promedios, pero hace ya varios partidos que no pierden, que suman y que sueñan. La inestabilidad de la situación institucional del club, por suerte, parece no afectar el rendimiento del equipo. Mucho tiene que ver en eso el trabajo que Moralejo lleva a cabo con el material que tiene a disposición, y también mucho dependen estas actuaciones del enorme corazón que ha crecido en el seno del grupo de jugadores.

Fuente: http://www.diariolamanana.com.ar/notas/deportes/afuera-problemas-en-cancha-entrega-y-futbol_a18914
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1. Guarda el enlace permanente.