Barracas desembarca en barrio Corrales

La DIPJ aprobó el proyecto y la entidad bonaerense se hará cargo del fútbol a cambio de saldar su deuda. Mariano Schmidt / Ovación.
La Dirección de Inspección de Personas Jurídicas aprobó ayer la cesión de derechos futbolísticos del Club Universitario de Paraná al Club Sportivo Barracas Bolívar.
Según confirmó al sitio digital de Diario UNO de Entre Ríos, el titular del club paranaense, Raúl Moyano, el convenio le permite al club bonaerense hacerse cargo de la infraestructura futbolística de la institución de barrio Corrales, a cambio de saldar la deuda económica de la U, que ronda los 70.000 pesos.
Concretamente, el convenio estipula que la entidad paranaense le cede los derechos del fútbol a Barracas Bolívar, institución que tendrá la potestad de invertir en infraestructura y explotar esa disciplina en el ámbito de la Liga Paranaense, Consejo Federal, Asociación del Fútbol Argentino, Conmebol y FIFA, por un lapso de tres años, con posibilidad de renovación contractual.
Más allá de lo deportivo, desde la dirigencia de la U se destaca el hecho de que Barracas Bolívar se hará cargo de la deuda del club, y que realizará mejoras edilicias en la sede de la entidad.
En cuanto a la cesión de futbolistas, el convenio establece que Universitario se reserva el 10% de los derechos de cada jugador, quedando el 90% restante en poder del club bonaerense.
UN POCO DE HISTORIA. El club Sportivo Barracas fue fundado el 30 de octubre de 1913 en la sede de Iriarte 2056, en el barrio porteño de Barracas. Si bien tuvo sus orígenes relacionados al remo, el fútbol, que crecía en popularidad, comenzó a hacerse fuerte como disciplina en las entrañas de la novata institución.
Fueron los colores azul y blanco los que vistieron a sus futbolistas. Bajo esa isnignia rivalizaban con los otros clubes de la zona sur de Buenos Aires, como Boca Juniors y Racing Club; y en 1916 Barracas realizó su primera fusión, al unirse con el club Riachuelo.
En su época de esplendor, su estadio era uno de los de mayor capacidad, y fue testigo de dos hitos del fútbol mundial: el 28 de setiembre de 1924 estaba programado que las selecciones de Argentina y Uruguay, flamante campeón de los Juegos Olímpicos de París, disputaran un encuentro amistoso en el estadio de Sportivo Barracas. Sin embargo, el público que asistió superó la capacidad del escenario, por lo que el partido debió reprogramarse. Finalmente, el encuentro se disputó el 2 de octubre, día en que se inauguró el cerco perimetral, al que desde allí se denominó “alambrado olímpico”, en alusión al equipo uruguayo campeón en París.
Pero lo más significativo de aquella jornada fue el primer tanto del equipo argentino. Ese 2 de octubre, Cesareo Onzari, puntero izquierdo de Huracán, convirtió el primer gol desde un tiro de esquina. Valiéndose del cambio que la International Board había realizado en el reglamento, que le daba categoría de tiro libre directo al remate desde el córner, el jugador argentino convirtió lo que desde allí se denominó gol olímpico, por el rival y por el cerco en el que el jugador se apoyó previo a la ejecución. 

El convenio
Raúl Moyano, presidente de Universitario, manifestó que lo firmado con el club Barracas Bolívar es un “convenio de coparticipación”. El dirigente indicó que merced a este acuerdo, la entidad de barrio Corrales recibirá numerosas obras para sacar adelante el club, que en los últimos cinco años, debió afrontar cinco declaraciones de remate, y aún “queda dinero por pagar”. “Barracas, de acuerdo a lo que hemos hablado con su presidente, se harán cargo de las obras y nosotros, a cambio, cederemos el 90 % de los ingresos operativos”, indicó el directivo del club quien, consultado sobre qué items ingresarían en esa categoría, respondió: cuota societaria, alquileres, eventos y publicidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1. Guarda el enlace permanente.