Raúl Moyano, su presidente, lo definió como el renacimiento de la entidad. Se resaltó el acuerdo alcanzado con el club Barracas Bolívar.LOS DIRIGENTES DEL CLUB BONAERENSE FUERON PARTE DE LA CONFERENCIA Y DIERON DETALLES DEL PROYECTO EN LA U.

El Club Universitario Paraná registra como fecha de fundación el 10 de marzo de 1942. La populosa entidad enclavada en barrio Corrales tuvo un crecimiento incesante e ininterrumpido hasta mediados de la década del 80. Más allá de los vaivenes económicos que predominaron en el país y se hicieron sentir en los distintos sectores de la sociedad, hubo errores propios mostrando un decaimiento de lo que era una pujante institución.

La administración en manos de gente con poca capacidad y lo peor aún, la conducción de los destinos a cargo de aves de paso que pusieron sus intereses por encima de los del club fueron convirtiendo la gran infraestructura en ruinas.

Desde hace cinco años, Raúl Moyano con el acompañamiento de unos pocos tomó el hierro caliente que implicaba asumir la presidencia. Logró algo impensado por muchos: mantener las puertas de abiertas. Como si fuera poco, logró levantar cinco remates motivados por demandas laborales que hicieron tambalear la existencia de la U.

Frente a estos avatares soportados resultan comprensible la afirmación de Moyano que definió como “la refundación del club”, el acuerdo alcanzado con Barracas Bolívar. Ayer en el marco de una conferencia de prensa se dieron detalles del vínculo alcanzado.

La firma del convenio le va a permitir a la institución bonaerense hacerse cargo de la infraestructura futbolística, a cambio de el saldo de la deuda del club de la capital entrerriana, que rondaría los 70.000 pesos.

Al repasar el lustro de gestión, el primer mandatario estudiantil recordó: “Han sido años muy duros donde nos tuvimos que arreglar con escasos recursos. Públicamente quiero agradecer al gobernador Urribarri y al intendente Halle porque gracias a la colaboración que nos dieron, permiten que Universitario siga funcionando como club”.

Embargado por la emoción, el Negro sostuvo: “Hay directivos que pueden gobernar con una billetera importante; en nuestro caso lo hacemos con el corazón. No tenemos dinero, pero sí mucho amor por el club”.

Desde Barracas

En representación de Barracas Bolívar estuvo su presidente Rodolfo Paverini quien destacó: “El contrato alcanzado es de 21 años; cada tres se efectuará una evaluación para ver lo conveniente de la continuidad o no. El objetivo de Sportivo Barracas es formar una red de clubes. La primera filial es Universitario, pero tenemos proyectado instalarnos en Misiones, Corrientes y San Luis”.

En lo estrictamente deportivo anticipó: “Desde marzo hay intención de hacer competir valores de las inferiores de fútbol en categorías de AFA. Se va a construir un gimnasio cerrado donde se practicará el futsal, vóley y básquet”, completó el dirigente.

Primeras obras

El acuerdo con Barracas Bolívar se ve reflejado en las primeras obras que apuntan a la puesta en funcionamiento del complejo natatorio para la temporada estival y también el mejoramiento del playón polideportivo.

Colonia de vacaciones

Desde mañana comenzará a funcionar en Universitario un colonia infantil destinado a niños de zonas aledañas y de la ciudad en general. En la misma se practicarán deportes y actividades recreativas. Las inscripciones están abiertas.

Campeón del mundo

Llamó la atención entre los componentes de la delegación visitante la presencia de Sergio García, el arquero de la Selección Argentina campeón mundial juvenil en Japón 1979. Su función es la de supervisar el proyecto deportivo.

Fuente: http://www.unoentrerios.com.ar/contenidos/2010/12/05/noticia_0011.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1. Guarda el enlace permanente.