Historia

El Club Sportivo “Barracas”  fundado el 30 de octubre de 1913 en el salón “Cavour”, previas reuniones en el café “de Campos”, por grupo de idealistas que asistían a las reuniones y por iniciativa de Antonio Albelleyra decidieron formar una entidad deportiva y social. Llego a un acuerdo ese mismo año con “Riachuelo”, que contaba entre sus valores destacados, a jugadores como Juan Hospital, “lolo” Perinetti, Janobelli, Fiorentino, Palazzo, Pesce y Aldea. Por ese convenio y con el nombre de la flamante entidad se le dio afiliación en esa categoría, contando con el concurso de muchos jugadores que habían pertenecido al  “Club Riachuelo”.

Así nació el 30 de octubre de dicho año el Club Sportivo “Barracas”.

frente4

Es interesante transcribir una parte de la Memoria y Balance del Primer Ejercicio del Club ( 30-10-193 al 31-10-1914). Es la referente al “field de Foot-Ball” y dice: –“Vista la necesidad de obtener un field de foot-ball a la mayor brevedad, la C.D resolvió adquirir las instalaciones del C.A. Riachuelo, situado en la calle Iriarte y Santa Elena. Al efecto, hubo esta institución de hacerse cargo de la deuda de dicho club que ascendía a la suma de $2.733,96, recibiendo en cambio, en alquiler, el terreno y en propiedad de los alambrados, casillas, rollizos, etc., obteniendo también en esta forma, la antigüedad que ante la Asociación Argentina de Football, tenía el C.A. Riachuelo…” – agregándose luego:  –“este deporte cuenta siempre con numerosos aficionados. En la presente temporada el club se halla representado en la A.A. de Foot-ball con un team de segunda intermedia, dos de segunda y dos de tercera, dos de cuarta y dos de quinta. En el mes de setiembre pasado, la Comisión resolvió disolver los teams de 2°A., 3°.B., y 4°.B., como medida moralizadora y velando por el buen nombre de la institución”.

En 1916 se gano el campeonato de su división, ascendiendo al círculo privilegiado. Bien vale recordar los nombres de aquellos jugadores vecinos que lograron tan preciado galardón: Muttoni,, Philippe y Bergalli; Genaro Aller, Jeronimo Cumo y Jordan Illan; Sevessi, Fiorito, Pedro Aller, Alberto Sisto y Tomas Inchausti, con su delegado Francisco Basurto. Fue tal la euforia del vecindario por ese trinfo de 2 a 0 ante Sportivo Buenos Aires – su rival de emergencia-* que los botines de los jugadores Sisto y Fiorito autores de los tantos, fueron exhibidos en la vidriera del bar “El Sultan”, en M. de Oca e Iriarte.

La campaña posterior del equipo no pudo ser más brillante. En 1917 y en 1918 sobre 21 y 20 conjuntos que participaron en los certámenes de la Asociación Argentina, se clasificó quinto en ambas en ambas oportunidades.

En fútbol lucieron la camiseta a rayas azules y blancas figuras como Felipe y Roberto Cherro, Marassi, Devita, Mario Evaristo, Mario Fortunato, Manuel Seijas y Alfredo Di Stefano.

En 1919, se construye el nuevo campo de deportes en la acera opuesto, con entrada principal por Iriarte 2870.

En 1920 Sportivo “Barracas” que para construir su nuevo estadio debió indemnizar a los quinteros que ocupaban los terrenos de propiedad de don Leandro Pereyra Iraola, procedió a inaugurarlo, sin imaginarse quizás sus dirigentes y simpatizantes, aun haciendo los cálculos más optimistas,  que pronto habría de convertirse en  el más glorioso del futbol argentino

equipo-cachusos

El 25 de mayo de ese año, ante 16.000 espectadores jugaron por la Copa de Competencia del Rio de la Plata, Boca Jrs y Nacional de Montevideo, venciendo el primero por 2 a0; pero la inauguración oficial de efectuó el 11 de junio, con un torneo en el cual participaron además los equipos de “N.O.Boys” y “Tiro Federal” de Rosario, dando el puntapié inicial el intendente Municipal, Dr. José Luis Cantilo. Ese mismo año, argentinos y uruguayos disputaron allí partido y desquite por la Copa Newton. En 1921 tuvo lugar aquel memorable certamen sudamericano en el que se batieron todos los records de entradas del continente y que Argentina gano manteniendo su valla invicta, en julio de 1922 jugaron los famosos vascos, que perdieron con los porteños por 4 a 0 y en 1923 tornaron a enfrentarse los eternos rivales del Rio de la Plata por la disputa de las “Copas Lipton” y “Gran Premio de Honor”.

En 1923, se volvieron a colmarse las tribunas el día en que los argentinos vencieron al campeón de Italia 1922, el “Genoa Cricket and Footbal Club”; y la euforia futbolística se renovó en ese estadio que fue “mascota”, cuando se retuvo la “Copa Roca” contra los brasileños y el Trofeo “Rosa Chevallier Boutell”, con Paraguay.

Grandes equipos continuaron desfilando por la cancha de Iriarte y Luzuriaga…

En junio de 1926 se presento el “Real Deportivo Español” con el divino Zamaro, y también el combinado peruano. El 9 de julio de 1927 el “Real Madrid”; el 20 de mayo de 1928 el conjunto escoces “Motherwell” y el 4 de agosto del mismo año el “Barcelona F.C.” con el húngaro Platko y el mago Samitier.

El basquetbol fue impuesto asimismo en el barrio por el Sportivo en 1921. Ese año comenzó a construirse la cancha en el campo de deportes. Luego a principios de 19223 se inauguro la instalada en el local social y al promediar 1936 se construyo en el “anexo-deportivo”, la que sirvió de marco para memorables torneos.

En la sede de Iriarte 2056, se fundó y tuvo su sede la Asociación Argentina de Basquetbol. Por afortunada coincidencia, fue su primer presidente un presagioso dirigente y caracterizado vecino don Ernesto de Gouvea; y represento al club en esa etapa inicial, Jose L. Zueta.

Allá por 1939, el club comenzó a practicar el basquetbol femenino y a partir de 1932 le dio gran incremento, juntamente con River Plate, Ima Sumac, Obras Sanitarias, Unión Telefónica, Estudiantes de la Plata, Harrod’s – Gath y Chaves.

cancha-basquet1

Años siguientes varios clubes zonales, imitaron los pasos del Sportivo en la disciplina Basquetbol, como por ejemplo Sportivo Pereyra, Barracas Juniors y Sportsman.

Puede afirmarse que en los anales del atletismo argentino, jamás se dio el caso de una institución nucleara simultáneamente a una cantidad de figuras tan calificadas como las que representan a Sportivo Barracas. Desde 1927 a 1933 aproximadamente, sus atletas acumularon valiosos títulos y batieron infinidad de records tanto nacionales como sudamericanos. Basta citar los nombres de algunos de los integrantes de esa pléyade de propulsores, para formarse un concepto cabal de cuanto significaron en el orden deportivo local e internacional:

Juan C. Zabala (el extraordinario “ñandú criollo” que el 8 de agosto de 1932 ganara la Maratón Olímpica de Los Angeles”; los precursores Daniel Molina, Atilio y Jose Palumbo, Francismo Torregrossa, Alfredo Torresm y Vicente Cherro, entre otros tantos.

zabala

Y así prosiguió su marcha por la senda del deportes el veterano club, fijando rumbos: sus equipos de rugby, hurling y balón; sus clases de esgrima y de tiro al blanco, que nacieron junto con el club, su natatorio de moderna concepción y elegantes línea para la época fue inaugurado el 6 de diciembre de 1925, en el que impartió las primeras lecciones de natación el luego “navegante solitario” Vito Dumas, batió un record de Alberto Zorilla y braceaba una niña con futuro de campeona: Margarita Talamona.

foto08

foto09

Fuente: HISTORIA DE BARRACAS. Enrique Horacio Puccia

Fotos: Club Sportivo Barracas

Anuncios